¿Cómo sacar el tema del sueldo en la entrevista?

Quedan apenas cinco minutos para que se termine el encuentro y nadie lo ha mencionado. El entrevistador parece interesado en tu perfil, pero los únicos números de los que habla son los referentes a la línea de metro que me traería sin transbordos a la oficina. ¿Cómo abordar sin miedo el tema del sueldo durante la entrevista?

No es fácil encontrar el momento adecuado para hablar del posible sueldo durante una entrevista de trabajo. De hecho, se trata de un tema incómodo, tanto a la hora de plantearlo como en el momento de negociarlo con la empresa. Sin embargo, es un asunto esencial que debemos aprender a tratar con naturalidad. Aquí te damos algunas claves para que pierdas el miedo a tratar el tema del sueldo.

- 1. ¿Quién toma la iniciativa y cuándo?

La primera entrevista es, lo que se suele decir, un toma de contacto. Si has llegado hasta aquí, partimos de la base de que estás interesado en el puesto. Es por ello que lo habitual será que muestres tu motivación por el trabajo y por la compañía, y expliques qué crees que podrías aportar a la empresa.

El tema del sueldo sí puede aparecer en la primera entrevista, pero como algo secundario, es decir, el entrevistador no debe llevarse la impresión de que para el candidato es la prioridad. Lo mejor es esperar al máximo, hasta que sea tu interlocutor quien saque el tema.

Pero si realmente te interesa conocer desde la primera fase del proceso de selección si el proyecto te resultará económicamente interesante, Jérôme Girard, Business Director de la consultora informática y tecnológica Innoit Consulting, explica que suele haber dos formas de tomar la iniciativa:

  1. ¿Qué franja salarial estáis pensando para este puesto? ”. “Es una manera sutil de plantear cuánto piensa pagar la empresa por este trabajo”, explica Jérôme.
  2. ¿Dentro de qué horquilla económica proyectáis mi perfil?”. Según Jérôme, “es una manera más atrevida”, porque lo que está planteando el candidato no es cuánto va a cobrar, sino qué “valor” otorga la empresa a su trabajo.
- 2. Anticipa la pregunta y prepárate para responder

La mejor manera de no cometer errores al tratar el tema del sueldo en la entrevista es preparar de antemano las preguntas que definirán tus expectativas salariales. Estar preparado te permitirá:

  • evitar decepciones y tiempo perdido
  • negociar con precisión a tu favor

- Estudia el mercado
“Antes de la entrevista, es imprescindible estudiar el mercado y averiguar el salario medio de perfiles similares al tuyo”, asegura Jérôme. Para informarte, puedes mirar anuncios en Internet y en la prensa. Para este director de negocio, “lo mejor es plantear un rango variable para el puesto, dejando la puerta abierta a la negociación”. Existen calculadoras de salario como Experteer.es, que indican el sueldo medio de una determinada profesión por ciudades.

- Sé honesto
También debes estar preparado por si te preguntan por tu salario actual. Si se te ha pasado por la cabeza inflar la cifra, para intentar alcanzar la remuneración deseada después de negociar, los expertos advierten que esta es una estrategia inútil, pues el reclutador podrá verificar fácilmente tu salario actual. “El entrevistador valorará el hecho de que sepas cómo posicionarte correctamente en el mercado, ya que debes ser capaz de poner en valor lo que aportarías a la empresa”, explica Jérôme.

- 3. Negocia con todas las cartas sobre la mesa

Y cuando por fin llegue el momento de hablar del sueldo durante tu entrevista (en un primer encuentro o, más probablemente, en una fase más avanzada del proceso), debes tener en cuenta que el seleccionador no necesariamente te indicará una cifra exacta. Sin embargo, sí es importante que te asegures de aclarar

  • si se habla de sueldo bruto o neto
  • si hay un salario fijo y una parte variable
  • si el sueldo está repartido en 12 o 13 pagas
  • si existen bonos o incentivos y cuáles son las condiciones para obtenerlos

También conviene que te intereses por los beneficios del puesto y de la empresa, más allá del salario. Por ejemplo, si hay seguro médico, vales para la comida o la opción de trabajar desde casa algunos días al mes.

“Ten en cuenta que la situación puede ser diferente si la empresa ha sido quién ha contactado contigo”, plantea Jérôme. Efectivamente, en este caso tendrías más armas para negociar el sueldo, pero no te olvides de analizar las funciones y responsabilidades del puesto en detalle, para asegurarte de que el salario que solicitas está justificado. Según el experto, “suele ser el caso de los puestos de IT (Tecnología Informática): desde el principio se habla del reto técnico para el candidato y del sueldo. Con frecuencia, ese es su primer filtro incluso antes de reunirse con el empleador”.

Como candidato, tu desafío durante el proceso de selección no consistirá solo en mostrar tus habilidades y el valor añadido que puedes aportar a la empresa, sino en ser capaz de negociar un sueldo que esté en sintonía con su experiencia y cualidades. ¡Ni más, ni menos!

https://lnkd.in/gTDqxWC

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *